Comprar cosas “usadas” o “nuevas” ¿una cuestión mental?

Ya llegó el fin de semana. Y nosotros prepararemos algunos de los bocadillos que la Sra. HdLR propuso en su último post, pero mientras tanto esta semana quiero hablar de cómo lo que creemos y pensamos y hasta cómo nos comportamos depende mucho del ambiente y la sociedad en la que estamos.

¿A qué me refiero con esto? y ¿qué tiene que ver eso con libertad financiera? Pues fíjate que tiene que ver y que es casi determinante.  Pero no me refiero solo al hecho de que si vives en un país donde los salarios son más altos o que si vives en uno donde son más bajos. No, no, me refiero más que nada a la influencia de la sociedad, de esa cosa intangible que no te deja hacer cosas “porque no son bien vistas” o porque si las haces eres catalogado de cierta manera u otra. Así que en este artículo quiero tomar algunos ejemplos y con suerte logro pasarte la idea que está en mi cabeza.

Tomaré como ejemplo el comprar cosas usadas una de las actitudes y acciones que en algunas sociedades son mal vistas, pero en realidad son buenas para alcanzar la libertad financiera.

Comprar cosas usadas es una de los comportamientos que en la mayoría de los casos es vista “mal”. El que compra usado es catalogado como “pobre” o “mendigo” o “wacale” o muchas otras cosas. En general “es mal visto”.

¿alguna vez has comido en un restaurante?

comer-en-restaurantesPero pongamos este caso en perspectiva. Si yo te pregunto ¿alguna vez has comido en un restaurante? Tu respuesta, seguramente será “Sí”, ¿cierto?

Pues bueno, veamos qué es lo que implica: Si has comido en un restaurante significa que has comido con un tenedor, cuchillo o cuchara que ha pasado por cientos de bocas o en casos hasta miles de bocas. ¿Y el vaso donde te sirvieron de tomar? ¿Cuantas personas han bebido en él? ¿Cuántas de ellas con algún herpes labial? Waaaakala! ¿verdad? Pero el ir a un restaurante no es mal visto.

En cambio, si compraras por decir un set de cubiertos súper buenos y bonitos y casi regalados, pero “usados”, la reacción sería diferente. No obstante, esos cubiertos hayan pertenecido a una sola persona en el pasado.

¿Te has medido ropa en una tienda?

probadores-midiendose-ropaY si te preguntara: ¿Te has medido ropa en una tienda? De nuevo, estoy seguro que responderás “Sí”. Qué tiene de malo, ¿verdad? “está nueva” y esto no está mal visto la gente va, se prueba ropa, la deja etc. Cuanta gente se ha probado la misma ropa, o incluso, esa ropa que proviene seguramente de otro país, por cuantas manos ha pasado ¿es realmente “nueva”?

Pero si compras ropa en una tienda “de segunda” entonces puede ser mal visto, la sociedad puede juzgarte y muchas veces por esa razón prefieres gastar hasta 10 veces más de lo que gastarías por un par de jeans en las mismas condiciones.

¿Has dormido en un hotel?

Déjame darte un último ejemplo. Y si te pregunto ¿has dormido en un hotel? De nuevo responderás “Sí” ¿cierto? Pero… si lo piensas, esas sabanas con las que te estas durmiendo, la cobija e incluso las toallas con las que te secas, ¿cuantas personas las han utilizado? Wakale!! Jaja pues mi amigo, o amiga, es toda una cuestión mental, es una fijación. Cómo es posible que puedas dormir en un colchón donde han dormido cientos de personas. Han sudado mientras duermen, han tenido sexo quien sabe con quién y quien sabe qué otras cosas hicieron en él, pero… dormir en un hotel “no tiene nada de malo” ¿verdad?

Pero no comprar cualquier usado

garage-staging-consumista.ordenado

Compra cosas de calidad, casi nuevas a precio de viejas

Saber comprar cosas usadas es una cosa que se aprende. Las cosas usadas van bien lavadas y desinfectadas (al igual que las cosas nuevas) y así pueden ser reutilizadas por alguien más. Reutilizar cosas te convierte en una persona más consiente con el planeta. Comprar y botar, comprar y botar es la idea que la televisión nos ha metido en la cabeza. Consume, consume, consume…

O, cómo es posible que socialmente sea más aceptado vivir endeudado y consumir con dinero que no tienes (tarjetas de crédito). ¿Cómo es posible que eso sea bien visto? Algo no está bien en esa ecuación.

Cuando lo piensas desde esta perspectiva las cosas tienen más sentido. Es cuestión de un cambio de mentalidad y de percepción de la realidad.

¿Y si no compráramos nada, nada?

Pensando en nuevas formas de lograr más rápido la libertad financiera me dije.. mm.. y si no tuviéramos que comprar nada por el resto de nuestra existencia, ¿no sería genial? Podrías ahorrar todos tus ingresos y lograr más rápida la libertad financiera 🙂

Bueno, aunque parezca broma, descubrí que hay un grupo organizado llamado “Buy Nothing Project

Es un proyecto cuyo objetivo es incentivar el “trueque” de cosas entre las personas. Algunas regalan cosas que ya no necesitan y otras cambian cosas que y ano necesitan por cosas que ahora necesitan. Me di cuenta que puedes abrir un grupo en tu comunidad y comenzar a probar esta estrategia. Sé que hay grupos en México y Colombia entre otros. Yo solicité abrir un nuevo grupo en nuestra zona 🙂

El qué dirán…

casa-en-el-campo-hdlr

Nuestra idea de Rancho HdLR 🙂

Lo sé. Dar este paso y cambiar la mentalidad no es fácil. ¿Por qué? Porque para muchos es muy importante el “qué dirán”. He escuchado frases como “qué van a pensar de mi” “van a pensar que soy pobretón”

Si viviéramos (y hay quien vive) solo pensando en el qué dirán, no haríamos nada. El “qué dirá la gente” no nos interesa. A caso ¿la gente nos da de comer? O ¿nos darán la plata para alcanzar la libertad financiera? ¿No creo verdad? Así que es mejor no gastar energía ni capacidad mental pensando en “el qué dirán”. Preferimos aprovechar esa energía y capacidad mental para buscar nuevas alternativas de llegar a la libertad financiera.

Cuando estemos en nuestro rancho disfrutando, veremos “qué dirán” 🙂

 

Recibe nuevos artículos via email!

Sígue de cerca nuestro camino a la libertad financiera en el 2019

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

No recibiras SPAM nunca! si no quieres recibir más los artículos puedes desinscribirte en cualquier momento

Podría también gustarte...

1 Respuesta

  1. Nereida Sarabia dice:

    Tu lo has dicho, es cuestión del “qué dirán” jeje. Y es tan tonta esa forma de vida, pero nada se respeta.

    Hay que tener presente que el sistema económico fue y es planificado por quienes detentan la riqueza. Todo fue hecho para generarles más riqueza. Los impuestos favorecen a los ricos no a los de a pie, y esto lo entendí, gracias a Robert Kiyosaki, y al observar el sistema tributario en Venezuela.

    Esta en nosotros, educar a las siguientes generaciones, que rompan esos paradigmas creados, que no caigan en la “carrera de ratas”, y que sepan darle el verdadero valor a las cosas, que por lo general no es por lo que cuestan.

    Saludos

Deja un comentario

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
Google+
http://www.hippiesdelandrover.com/comprar-cosas-usadas-nuevas-una-cuestion-mental">